Cómo proyectar una imagen profesional (para una entrevista)
15979
post-template-default,single,single-post,postid-15979,single-format-standard,bridge-core-2.2.9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default

Cómo proyectar una imagen profesional (para una entrevista)

Cómo proyectar una imagen profesional (para una entrevista)

Si por un instante pensaste que en este blog vas a encontrar información sobre qué marca de ropa te hará lucir más profesional, o cuál es la fórmula secreta para llevar a cabo una entrevista de trabajo perfecta, lamentamos decirte que no lo vas a encontrar aquí. 

La realidad es que no hay una fórmula perfecta, ni tampoco una sola manera que funcione igual para todos. La imagen profesional va mucho más allá de la vestimenta (aunque sí es parte esencial), pero junto a ella hay otros elementos cruciales que te ayudarán a lucir como un profesional, listo para lograr el próximo objetivo en tu carrera. A continuación, te presentamos 6 elementos que debes tomar en cuenta a la hora de presentarte en una entrevista de empleo:  

  1. Vístete para el éxito 

El tipo de vestimenta para una entrevista de empleo dependerá de la empresa con la que te entrevistes, y el puesto, pero siempre debes verte y presentarte como un profesional, sin importar la industria que sea. Para crear una buena primera impresión, el atuendo que debes elegir debe ir de acuerdo con el código de vestimenta o cultura de una empresa. Para los hombres, esto podría ser una chaqueta de traje y pantalones con camisa y corbata, si es un ambiente más formal, o quizás un blazer con camisa de botones por dentro. Para las mujeres, podría ser un blazer con pantalones de oficina, una blusa y pantalones de vestir, o un vestido que no esté muy arriba de la rodilla. Siempre se sugiere calzado que sea cerrado. No hay una manera específica de cómo llevar el pelo, pero siempre sugerimos que sea un peinado que permita verle el rostro, para tener un “eye contact” más efectivo con el entrevistador. No se deben usar gorras ni gafas, ni prendas en exceso. Importante, asegúrate de proyectar un aseo personal impecable. 

  1. Ten una actitud positiva, humilde, y confiada. 

Durante una entrevista, debes mantenerte confiado en tus talentos, experiencias y conocimientos, pero sin alardear. Siempre es importante que, por más habilidades que tengas, permanezcas humilde. Mantente receptivo y alerta todo el tiempo, para que puedas llevar a cabo una conversación efectiva con tus entrevistadores, y que no sea solo un monólogo de cualquiera de las dos partes.  Debes saber reconocer tus fortalezas, al igual que tus debilidades, y ser honesto en general. Lo esencial aquí, y lo que ellos quieren ver, es que puedas aceptar que no eres perfecto, pero que les comentes sobre cómo estás trabajando para mejorar en estos aspectos. Lo que no saben ahora, se enterarán luego. Así que, en este caso, es ideal evitar cualquier tipo de mentira. Sé tú mismo y comparte historias a las que ellos se puedan relacionar, puede que tengas alguna anécdota de cómo alcanzaste una meta, o de cómo estas creciendo profesionalmente. Sobre todo, mantén una actitud positiva, porque esto se percibe y es contagioso.  

  1. Llega 10-15 minutos antes

Como dicen por ahí: “The early bird gets the worm”. Lo mismo aplica al ambiente laboral, pues si llegas tarde a una entrevista de trabajo, siendo esta la primera vez que conocerás a tus futuros supervisores, ¿que podrán esperar de ti si eres contratado? Ya les estas dejando saber, desde el primer día, que no tienes consideración alguna de su tiempo. El tiempo es dinero, y a nadie le gusta perder dinero. Por eso, es importante llegar al menos 10-15 antes de la entrevista, para que demuestres responsabilidad, compromiso, y entusiasmo. Si tú no llegas temprano, hay muchos otros que sí lo harán. Así que, ¿por qué ellos deben conformarse con alguien que no toma en consideración a los demás? Tampoco es necesario que llegues allí una hora antes, pues ya esto es un poco exagerado, pero sí podrías salir unos 45 minutos de tu casa por cualquier situación imprevista que pueda surgir (ejemplo: que se te explote una goma en el camino, que se te olvide algún documento y tengas que regresar a buscarlo, entre otras cosas…). Todo dependerá de cuánto tiempo te tome llegar al lugar de la entrevista, tomando en consideración algunos factores como el tráfico, la hora, el estacionamiento del lugar, etc. 

  1. Celular: off limits! 

Aunque parezca imposible, sí, puedes vivir sin él por una hora. Durante una entrevista, toda tu atención debe estar en las preguntas que te están haciendo, en otras palabras, necesitas estar en el presente con los entrevistadores. Guarda el celular antes de comenzar, y ponlo en mute. Nada se ve menos profesional que estés utilizando el teléfono mientras eres entrevistado, o peor aún, que interrumpas a tus entrevistadores.  

  1. Prepárate y estudia 

Demuéstrales que conoces su compañía, y que has hecho tu investigación. Esto denota interés en querer conocer más sobre ellos. No significa que debes saber todo sobre ellos, sino que demuestres tener un conocimiento básico sobre lo que hacen, y sobre cuál es su misión, valores, entre otra información que caracteriza a la compañía. Esto es una parte importante de demostrar que eres un profesional, pues querrán conocer a alguien que realmente sienta pasión por el trabajo que hará.  

  1. Evita el vocabulario coloquial  

Una entrevista de empleo no es una conversación con tu mejor amigo, en donde puedes expresar tus ideas de manera coloquial. Por más natural que quieras proyectarte, mantén cautela de la situación, y recuerda que cómo te expreses, será la imagen que se llevarán ellos de ti. Solo tienes una oportunidad para impresionar, y que te recuerden como un profesional.  

Recomendaciones 

  • La ropa, tal y como la comida, tienen fecha de expiración. Así que es importante que cada cierto tiempo verifiques la textura o el estado de la ropa, de manera tal que no luzca gastada o rota. Siempre es buena idea invertir en por lo menos un set de vestimenta profesional, para que cuando se te presente una entrevista, no te tome por sorpresa. Recuerda que tampoco necesitas vestir de marcas conocidas para proyectar una excelente imagen profesional. 
  • Si la entrevista es virtual, asegúrate de tener o bajar el programa que utilizarán y, sobre todo, verificar que no hayan actualizaciones pendientes. De esta manera, evitas que al conectarte te puedas atrasar por situaciones como estas. Por el contrario, si la entrevista es de manera presencial, evalúa a través de las diferentes aplicaciones de transporte (Google Maps, Waze…) cuánto tiempo te tomará ir desde tu casa hasta el lugar de la entrevista. 

  • No olvides que no solo es el lenguaje verbal el que dice mucho de ti, sino que también el lenguaje corporal, y las expresiones faciales. Para evitar expresar gestos indeseados, es importante estar consciente de la situación y de no tomar nada personal. La entrevista es un intercambio de información en la que un reclutador y un candidato se están conociendo, no es un espacio para crear amigos. 

Recuerda enviarnos tu resume a jobs@prpdg.org, porque en cualquier momento podríamos estar contactándote, si hay una oportunidad disponible para la que cualifiques. Además, tendrás la oportunidad de aplicar todo lo que hemos discutido en este blog. ¡Continúa aprendiendo con nosotros!