¿Contratista o empleado regular?
15739
post-template-default,single,single-post,postid-15739,single-format-standard,bridge-core-2.2.9,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive,elementor-default

¿Contratista o empleado regular?

¿Contratista o empleado regular?

Durante mucho tiempo, las personas que trabajaban o buscaban empleo activamente tenían como primera, y a veces hasta única opción, aceptar un trabajo como empleado. Con el pasar de los años, el ambiente laboral ha evolucionado, y trabajar como empleado de 8am-5pm en una oficina ya no es para todo el mundo. Es por esto que se han popularizado otras opciones, como por ejemplo trabajar como contratista. Veamos cuáles son las diferencias y las ventajas de ambos. 

Glosario PRPDG: 

Empleado regular– Se considera miembro de una organización o compañía, y tiene derecho a ciertas protecciones estatales. Por lo general, se compromete a trabajar durante días específicos, y con un horario y sueldo fijo en un espacio predeterminado (oficina o cualquier otro lugar).  

Contratista– Se refiere a cuando le provees tus servicios a una organización mediante un contrato de servicios profesionales, pero no eres parte de ella. Quizás tengas tu propia compañía, o pertenezcas a una, pero también podrías prestar tus servicios como individuo. En muchas ocasiones, son contratados para trabajar en proyectos específicos.  

Ventajas de un empleado regular: 

  • Muchas veces, ser empleado regular te provee más seguridad y estabilidad económica, porque hay tareas recurrentes que dependen de ti específicamente, en vez de proyectos que eventualmente finalizan. Por ende, tienes un sueldo fijo. 
  •  Los impuestos sobre el seguro social y otras deducciones se retienen por período de pago. El empleador paga la mitad de los impuestos de seguridad social y todo el impuesto del seguro de desempleo.  
  • Algunas compañías ofrecen beneficios como ayudas para el plan médico, vacaciones pagas, y en ocasiones, bonos. También pagan por un seguro de compensación para sus trabajadores en caso de alguna emergencia o accidente, para que así puedan recibir algunas ayudas de ser necesario. 
  • Te ayuda a sentirte como si eres parte del equipo y miembro de la compañía, porque en realidad lo eres. Esto podría ayudar a crear lazos más sólidos con tus demás colegas.  
  • Tienes la oportunidad de ser ascendido a un puesto más alto dentro de la compañía, y por consiguiente, recibir un aumento de sueldo.  

Ventajas de un contratista: 

  • Tienes mayor libertad a la hora de escoger desde dónde trabajas y durante qué horarios. Con esto viene mayor flexibilidad para que puedas incorporar otras diligencias o actividades pendientes a tu rutina diaria. Esto es de las ventajas más grandes, ya que hoy en día estamos acostumbrados a lo rápido, y siempre buscamos la manera de hacer más cosas en menos tiempo. 
  • Tienes la oportunidad de trabajar con diferentes organizaciones y compañías, así que mantienes un dinamismo en tu vida profesional mientras adquieres experiencia y conocimientos de distintas fuentes. De esta manera, también expandes tu resumé.
  • Tienes más control que un empleado regular sobre qué tareas y proyectos te interesan trabajar o desarrollar. 
  • No tienes que asistir a todos los eventos ni reuniones que planifique la compañía, a menos que lo encuentres pertinente para hacer tu trabajo adecuadamente. 
  • En muchos casos, podrías ganar más que un empleado regular. Según The Wall Street Journal y el artículo de Stephen Fishman Being a Consultant, Freelancer, or Contractor: Pros and Cons: “los contratistas independientes suelen cobrar entre un 20% y un 40% más por hora que los empleados que realizan el mismo trabajo. Las empresas contratantes pueden permitirse pagar más a los contratistas independientes porque no tienen que pagar impuestos de Seguro Social o impuestos de compensación por desempleo, brindar cobertura de compensación para trabajadores o brindar beneficios a los empleados como seguro médico y licencia por enfermedad”.  

Recomendaciones:

  • No cierres las puertas a solo tomar en consideración las oportunidades que sean para trabajar como empleado regular. Trabajar por servicios profesionales, al igual que como empleado, tiene sus ventajas y desventajas. Evalúa cómo cada oportunidad se alinea a tus metas.
  • ¡Mantente educado! Si decides trabajar como contratista, debes separar un presupuesto para adiestramientos. Si eres empleado, debes hacer lo mismo, porque no todas las compañías tienen un presupuesto para adiestrar a sus empleados.
  • Si optas trabajar por servicios profesionales, prepárate económicamente por 6 meses o 1 año, ya que estos proyectos eventualmente finalizan. Si eres empleado regular, sugerimos que hagas lo mismo, ya que hoy en día nignún empleo está asegurado.

Luego de haber evaluado ambas opciones, ¿ya sabes cuál te conviene más? Si necesitas un poco más de ayuda, no te pierdas nuestro Facebook live, en donde conversaremos sobre el tema junto a un invitado especial que ha tenido experiencia laboral como contratista y empleado regular. Discutiremos ambos puntos de vista, ¡así que te esperamos!